jump to navigation

Eternidades mirando ombligos 30 septiembre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
15 comments

Me sorprende que haya personas que se aferren a la idea de permanencia, de eternidad. Esto sale al hilo de los comentarios a la primera entrega de esta columna, que nada tenía que ver con la eternidad, salvo por aquello que pongo del sexo como ese pequeño diablo que nos regala la ilusión de ser trascendentes y eternos en este mundo efímero…

Durante instantes, sí, hay tantas cosas que nos hacen creer tan importantes, tan ombligo de todo lo que acontece. No acontece, de hecho, nada más en el mundo que nosotros, durante esos instantes, y, si me apuras y, espero que se me entienda, durante toda nuestra vida, pues no nos queda otra que ser nosotros y nadie más y vivir nuestra vida.

El caso es que no, no me digan que no somos efímeros porque lo somos. No me lo discutan. Es bien simple, y quien no lo quiera ver se engaña doblemente. Primero, porque no admite que desapareceremos y un día, antes de lo que sospechamos, no quedará ni rastro de nosotros, y segundo, porque tampoco se da cuenta de la sensación de sentirse parte dinámica dentro de una sucesión de ciclos repetidos eternamente. Esos sí, eternamente… quizá.

Y es que si nos ponemos a hacer filosofía de andar por casa, creerse tan importante es como no verse más que el ombligo, o, como mucho, el ombligo del vecino, o de la novia, que, siento decirlo, también es efímero. Sobre todo ese, el de la novia…

ombligo

El amor, esa fantasía personal e intransferible que se nos disuelve entre las manos, pero que hasta el momento de desvanecerse nos echa miguitas en el suelo para hacernos caminar hacia alguna parte. Es el amor, en cualquiera de sus manifestaciones, lo que nos hace desear la eternidad, rechazar lo efímero. Lo que nos engaña, quizá para hacernos soportable el abismo de cualquier final.

Y es sobre todo entonces, cuando estamos enamorad@s, cuando creemos con amor, cuando nos sentimos más eternos que nunca mirándonos la punta de la nariz.

Y el ciclo se repite y se repite, pero nosotros nos vamos y otros llegarán.

Siempre llegan otros. Otros ingénuos que se creerán eternos.

Ah, pero la magia existe. Y la flor es más hermosa si sabemos que es efímera. Somos así de contradictorios… y más.

Más vale malo conocido… 23 septiembre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
7 comments

… que bueno por conocer. Nunca entendí demasiado esa frase. Quiero decir que no entendía como sabiendo que un cambio llevaba implícito algo bueno, se optara por lo malo.

Y así vivimos. Se perpetúan tradiciones absurdas, se quedan obsoletas las creencias, las ideologías, los gobernantes son los mismos con distintas caras, los pobres siguen siendo pobres y los ricos…Y lo que es peor, esa frase que parece que muchos llevan grabada en los genes hace que se rechace todo aquello que no es lo propio, lo sabido.

Miedo a lo desconocido, así se traduce ese refrán de nuestras abuelas. Es un lastimoso que me quede como estoy (aunque esté puteado), o un chauvinista lo mejor es lo de aquí, o un racista en este pueblo cada vez hay más putos extranjeros. Y terror al cambio, a dejar atrás lo que creemos que somos, lo que creemos que nos identifica como individuos.

cambio2

Y ya se sabe que todo avanza en el mundo gracias a los que se atrevieron a seguir conociendo más allá de lo que estaba en los mapas, en los libros de texto, en los cuentos de la aldea, en las bocas de los curas, alcaldes, padres, maestros…

Pero sobre todo gracias a los que se atrevieron a bajarse del árbol en contra de lo que les dictaba el sentido común de su más interno ser. Actuar en contra de lo que uno ha aprendido, asimilado, metabolizado como correcto, adecuado, verdadero.

El avance del mundo es hijo de la duda, la curiosidad, la insensatez, es el legado de quien sembró preguntas. No sé dónde hemos llegado exactamente, pero casi siempre me alegro de que alguien estuviera dispuesto a pasarse por el arco de triunfo el dichoso refrán para ir más allá de lo conocido.

Hoy me quedé pensando prefiero lo bueno por conocer que lo malo que conozco. Así que apagué la tele y encendí el ordenador. Algo es algo y veremos dónde llegamos…

Viñeta de Scott Stantis

Lucidez postcoital 16 septiembre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
16 comments

ignaciolopez_para lucidez

Así llama un amigo a ese estado raro que se sucede al orgasmo. Quizá la sensación previa a un profundo y placentero sueño. No hablo de sexo tántrico ni de sesuda terminología. No, mi amigo no es ningún experto en kamasutras ni en camas ajenas, más bien al contrario, muy al contrario. Pero en su corta experiencia ha llegado a esa conclusión y, dice, ha descubierto algo muy valioso e increíble: ver a esa mujer que está tendida a tu lado como un ser individual dotado de alma a la que contemplar de igual a igual, sin más matices. A eso lo llama lucidez postcoital y lo cuenta sorprendido, como si hubiera descubierto la solución al cáncer.

Él dice, haciéndose el simpático, que ese estado lúcido dura apenas unos instantes. Lo justo para después volver a ver a esa mujer como un simple objeto de deseo y ponerse brutote o ignorarla y ponerse a roncar, según las circunstancias, supongo.

Lo malo es que esta lucidez es algo que muchos no llegan ni a rozar. Bueno, ni esa ni otra. Y si no que se lo pregunten a la enésima víctima de la violencia machista.

P.D: No estoy segura, pero creo que mi amigo llegó a esta conclusión iluminada después de pagar a una prostituta para que le hiciera una felatio.

Foto de Nacho López Bocanegra

De lo que va esto 15 septiembre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
add a comment

Mi propósito es hacer una columna semanal, más o menos… Cuando digo Usar y Tirar se trata de leer, pensar un rato y luego… cada cual es libre. Incluso lo útil tiene caducidad.

Y el título… uf, qué no es efímero en esta vida.