jump to navigation

Lucidez postcoital 16 septiembre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
trackback

ignaciolopez_para lucidez

Así llama un amigo a ese estado raro que se sucede al orgasmo. Quizá la sensación previa a un profundo y placentero sueño. No hablo de sexo tántrico ni de sesuda terminología. No, mi amigo no es ningún experto en kamasutras ni en camas ajenas, más bien al contrario, muy al contrario. Pero en su corta experiencia ha llegado a esa conclusión y, dice, ha descubierto algo muy valioso e increíble: ver a esa mujer que está tendida a tu lado como un ser individual dotado de alma a la que contemplar de igual a igual, sin más matices. A eso lo llama lucidez postcoital y lo cuenta sorprendido, como si hubiera descubierto la solución al cáncer.

Él dice, haciéndose el simpático, que ese estado lúcido dura apenas unos instantes. Lo justo para después volver a ver a esa mujer como un simple objeto de deseo y ponerse brutote o ignorarla y ponerse a roncar, según las circunstancias, supongo.

Lo malo es que esta lucidez es algo que muchos no llegan ni a rozar. Bueno, ni esa ni otra. Y si no que se lo pregunten a la enésima víctima de la violencia machista.

P.D: No estoy segura, pero creo que mi amigo llegó a esta conclusión iluminada después de pagar a una prostituta para que le hiciera una felatio.

Foto de Nacho López Bocanegra
Anuncios

Comentarios»

1. suigeneris - 16 septiembre, 2007

Por cierto, aunque el título del blog sea ese, no tiene nada que ver con este post, aunque como detalle parezca relacionado.

2. Yo - 17 septiembre, 2007

Usar y tirar, pasa en todo. Tanto como la misma primera mirada,la primera caricia preludio del gran orgasmo, es ese instante antes del profundo sueño en que sientes que esa otra persona fué por un instante, minutos parte de tí. La grandeza de esperar tu sueño para ver como duerme, como repira, como se mueve tu espacio cuando ella toma otra posicion.Un instante para repetir como tantas veces se haga el amor con amor. Circunstancia que olvida la ligereza del yo.

Usar y tirar, todo es éfimero cada quien termina sus cosas como quiere, no son tan éfimeras si terminaron bien . Toda situacion, un instante que se omite,una ligereza, un arrebato de torpeza suele estropearlo todo.

3. Brisuón Çafren - 17 septiembre, 2007

¿La teoria de su amigo solo funciona de hombres a mujeres?
Me ha venido a la cabeza la extraña idea de que en algún momento yo seré o habré sido esa persona dotada de alma a la que contemplan de igual a igual, sin más matices.

4. suigeneris - 17 septiembre, 2007

Brisuón:

Es posible que muchas mujeres vean a los hombres así, pero creo que, visto lo visto (que no tiene por qué ser la verdad), cuando un hombre es consciente de la existencia de una mujer -cualquier mujer en cualquier situación-, la “clasifica” desde un matiz eróticofestivo y de ahí parte su posible relación con ella. Me refiero a cualquier tipo de relación (trabajo, amistad, amor, sexo…).

Supongo que es un rasgo biológico más del género masculino en el reino animal en general y puede que muchas mujeres también lo tengan. Creo que mi amigo más bien, se refiere a que, por un momento -lógicamente poscoital- no ve a esa mujer con ganas de tirársela, y claro, le asombra verla como a una persona sin más.

Hace poco una amiga me decía, para ilustrarme sobre el clásico tema “Ligar en un garito”: “mira, todo el mundo, absolutamente todo el mundo, lo que más desea es reproducirse”, diciendo este verbo en su sentido más amplio, ya me entiendes. Entonces como es un deseo muy profundo y primario a todos se nos pasa por la cabeza cuando tenemos delante a cualquier individuo de la misma especie.

Pero en realidad hablo de algo mucho más filosófico o ético o profundo -llámalo como quieras-. Se trata de cierta actitud de mirar a/la otr@ como un objeto para nuestra satisfacción, como si fuera algo y no alguien.

Curiosamente muchos misóginos recalcitrantes son hombres muuuuuy heterosexuales, a los que les gusta muuuuuuucho acostarse con mujeres. Y, por supuesto, los que acaban asestando veinte puñaladas a su pareja, no te quiero ni contar cómo deben ver en su cabeza a esa mujer.

Pero sin irnos a esos extremos, simplemente me dio por pensar en ese comentario de mi amigo, que, por otra parte, tiene una vida amoroso-sexual que cabe en dos líneas, y que mira a las mujeres, a las que dice que adora, desde el punto de vista “acostable o no acostable” nada más conocerlas. Según él expresa verbalmente lo que los demás hombres piensan y no dicen.

Es posible que muchas mujeres piensen así también, quizá simplemente lo disimulan mejor. Ya sabe, a todos nos mueve el deseo de reproducirnos, jaja.

Y vaya rollo que le he metido.

Yo:

En realidad el amor es otra cosa. Ojalá siempre se practicara el sexo con amor, porque, indudablemente es mucho más gratificante. También es cierto que se llama amor a cualquier cosa, y, frecuentemente, a la simple atracción que nos marea la cabeza.

Y sigo creyendo que todo es efímero, todo acaba, todo tiene fin, sencillamente porque tarde o temprano nos vamos nosotros. Recuerda aquello que te dije de que un arquitecto al final sólo diseña ruinas y un ingeniero al final sólo diseña chatarra. La vida se mueve. Sobre esto de lo efímero tengo un texto de Javier Marías que cité en mi otro blog que me gusta mucho. Lo podeis encontrar PINCHANDO AQUÍ.

Somos olvido, y entre medias, recordamos y usamos lo que nos trae la marea.

5. Rebeca - 18 septiembre, 2007

pero, por que efímero?,
cuando te recuerdas una y otra vez lo que sentíste, sea bueno o sea malo (en la violencia sexual incluyendo aquella vista en el mismo género y que poco se habla, ni te digo los reportes en ciertas culturas religiosas, etc).. la experiencia puede durar una vida… una vida no es efímera.

6. suigeneris - 18 septiembre, 2007

De acuerdo, añadamos lo que falta: toda vida es efímera… a largo plazo. Y luego están las cosas fugaces.

No le des vueltas, al final todo desaparece. Una vida humana apenas dura un instante en el universo, aunque nos empeñemos en eternizar instantes.

7. suigeneris - 18 septiembre, 2007

Mira esto de mi archivera:PINCHAR AQUÍ

8. Rebeca - 18 septiembre, 2007

No lo sé!, te siento que tienes la certeza, y yo digo, no lo sé!, quizás tenemos el concepto del tiempo diferente, en fin, que lo fugaz que percibamos siempre sea bueno, por otra parte, si creo que la vida no termina aquí.
Siempre te leo! el mejor día para tí, aún cuando sea efímero.

9. suigeneris - 18 septiembre, 2007

Voy más allá de la individualidad pero dentro de nuestra dimensión.

Dicho de otra forma, como decirmos aquí: “No somos nada!!”

10. Rebeca - 19 septiembre, 2007

este blog, si que lo es!, como vas a pensar que no somos nada?, y la creatividad? y lo que se escribe?, lo que se filma?, la bella musica? y los días que estuviste vacacionando en la naturaleza?, a quien amas? ….nop!!… si somos!

11. suigeneris - 19 septiembre, 2007

Jaja, déjalo, es un dicho popular aquí.

Creí que esto iba de lucidez postcoital… jaja. La lucidez a mí me dice que realmente no somos tan importantes.

El universo entero es una absurda contradicción.

12. lapachos en primavera - 24 septiembre, 2007

ummm… yo voy por el lado de Rebeca, que se anima a decir,no lo sé, no lo sé. Vos casi que tenés una fe (la fe es la certeza de las realidades que no se ven),una certeza de que el universo sea una absurda contradicción. No hay argumento posible para afirmar eso ni lo opuesto. Lo importante es la búsqueda.

13. suigeneris - 24 septiembre, 2007

Lucidez, lucidez…

14. Pal - 24 septiembre, 2007

Y yo voy y te apoyo a ti en esta discución, Sui. Porque creo que no podemos acercarnos a la trascendencia ni al sentido de la vida, si no nos reconocemos “efímeros”… muy importantes para nosotros mismos, y hasta para el mundo si me apuran, pero “efímeros”.
Que post tan lindo.
Yo creo que el sexo con respeto es lo mejor, con amor o no, no lo sé. Es una experiencia y dependerá de la persona.
Por otro lado, yo tuve una época en que justo eso que le pasa a tu amigo me era evidente, por eso mismo me llegaba al sexo rapidísimo con quien me gustar, solo para saber si él era capaz de pasar a la segunda etapa, a la de verme.

15. suigeneris - 24 septiembre, 2007

Gracias Pal.
En cualquier caso, me sorprende que yo no pueda ser tan creyente como los que parece que tienen el monopolio de la fe.

Quizá yo estoy más cerca de mis motivos para creer de lo que ellos jamás estarán de “esa historia que nos contaron”.

Y creerse insignificante y efímero en la individualidad no está reñido con saberse parte de algo muy grande… y no sabemos si absurdo.

El sexo, ah, ese pequeño diablo que nos regala la ilusión de ser trascendentes y eternos en este mundo efímero…

16. Eternidades mirando ombligos « Usar y tirar… - 29 septiembre, 2007

[…] que haya personas que se aferren a la idea de permanencia, de eternidad. Esto sale al hilo de los comentarios a la primera entrega de esta columna, que nada tenía que ver con la eternidad, salvo por aquello que pongo del sexo […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: