jump to navigation

Escribo porque olvido… 7 octubre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
trackback

… y alguien lee porque no evoca suficiente.

Es un verso de Cristina Peri Rossi que hoy leí en alguna parte. Y yo añado que memoria de lo leído queda poco, luego, después del tiempo. Tanto y tanto leído, tanto y tanto vivido, y luego no somos más que el poso secreto y minúsculo que quedó de lo vivido, lo vivido por otros -y así tal vez leído- y lo imaginado.

olvido

La memoria. Esa impostora. Lo que somos, lo que fuimos, lo que creímos ser. ¿Qué diferencia hay?

Vivimos impregnados de una humedad que se queda en los resquicios, que se filtra subrepticiamente hasta la médula de los huesos. Y a veces importa más lo que olvidamos y lo que nunca llegamos a vivir. Ya lo escribí en otro lugar:

Una sueña cosas, situaciones, deseos por cumplir.

Repentina y sorprendentemente, esas imágenes te hacen sentir.

Y los sentimientos son muy reales, muy concretos, sólidos. Qué eficacia.

Esos sentimientos se resumen en, simplemente, algo así como felicidad.

Y acabo diciéndome…

Vivimos impregnados de algo que nos hace felices, nos llena, sin estar siquiera, de algo que no es real, no existe, no lo puedes tomar, o guardar o tocar… algo que podría no ser nunca.

Llámalo sueño, futuro, expectativa… llámalo historia por venir, premonición, previsión…

Al final, después del tiempo, la memoria real tiene la misma textura en tu cerebro que cualquier buen sueño.

Y pensarás, después de todo, fui feliz…

Es inevitable. Me pasé la vida estudiando hasta los 27 años. Olvidé casi todo lo que aprendí en las aulas, menos el primer aliento: leer y escribir. A partir de ahí, ya pude soñar todo lo que quise.

Y así fui haciéndome la vida. La mía con gestos de mentiras soñadas, con ilusiones de otros que cruzaron sus miradas o sus letras con mis ojos, con vivencias que tal vez no fueron tal como las veo ahora.

Qué más da, si fui feliz.

Me pasaré el resto de la vida olvidando lo innecesario, encubriendo lo equívoco, guardando las medias verdades. Siempre inevitable.

Y escribiendo cosas que tal vez le sirvan a algún desmemoriado, empezando por mí misma.

No imagino lo que debe ser olvidar el propio nombre. Ahí, ya se acabó. Unas letras sin memoria y adiós.

Anuncios

Comentarios»

1. Escribo porque olvido… « Mirando las musarañas… - 6 octubre, 2007

[…] Leer completo aquí. […]

2. mar - 7 octubre, 2007

Tiraste del hilo nomás… yo te escribo porque te recuerdo, qué más da. La cosa es aquello que está pasando, diría un filósofo. Y a mí me pasa.

3. suigeneris - 7 octubre, 2007

Pues lo que pasa puede no existir, como ves. Qué milagro!

4. Pal - 7 octubre, 2007

cuando escribes y tienes el valor de publicarlo, todo es modificado, el lector modifica tu texto y te impide “mentir”. Y si todo va bien, te libera de la mentira dejándote sola con el (tu) sueño. Esa es mi experiencia y la razón porque a pesar de estar en desacuerdo profundo con alguno de mis lectores, a pesar de saber que me están dando una patada con alevosía, sigo publicando.
Después de todo fuí feliz…

5. suigeneris - 7 octubre, 2007

No, si la cosa de la memoria…
En fin, todo es medio mentira medio verdad. Pero si al final fuimos felices, y no hicimos mucho daño, pues vale, qué más da…

6. Yo - 8 octubre, 2007

“La memoria es la base de la personalidad individual, de igual modo que la tradición lo es de la personalidad colectiva de un pueblo.

Vivimos en y por el recuerdo, y nuestra vida espiritual, en el fondo, no es más que el esfuerzo que hacemos para que nuestros recuerdos se perpetúen y se conviertan en esperanza, para que nuestro pasado se transforme en porvenir”

Miguel de Unamuno

Tantos recuerdos alberga nuestra memoria, tanto hemos querido vivir, ser y olvidar. Finalmente somos sucesos que guardamos e imágenes de lo que añoramos.

Bien vale la pena guardar y mejor aún, añorar. Guardar aunque no siempre tenga la textura de un buen sueño e imaginar aunque concientemente sepamos que sólo es un buen sueño.

7. suigeneris - 8 octubre, 2007

Unamuno, uff.

A ver:

1. Somos memoria. No somos nada más. Si perdes la memoria olvídate (te será fácil, ja) de ser alguien en ti mismo.

2.Tradición, inquietante palabra. Se la regalo a los que siguen haciendo cosas estúpidas porque se han hecho siempre así.

3. Perpetuar según qué recuerdos. Más bien creo que vivimos para seleccionar lo que hay que olvidar, y no siempre podemos escogerlo.

4. No se guarda, se queda lo que quiere quedarse. Y añorar no vale más la pena. Te puedo asegurar que en la memoria lo real y lo imaginado, al menos en mí, tienen finalmente la misma textura.

Espero que, a pesar de todo, te sientas feliz.

8. GO - 9 octubre, 2007

Puede que nunca lo llegue a vivir, pero..dudo que lo olvide

9. GO - 9 octubre, 2007

Sui, observe la foto por un buen rato, como mirando la punta de la nariz.
Alucinante portal..!

10. olvide mi nombre - 9 octubre, 2007

Que te hizo tan feliz?

11. suigeneris - 9 octubre, 2007

El olvido deja residuos, quizá será lo que te quede…
En la foto os miro atentamente mientras leeis.
¿Qué me hizo feliz? Cualquiera sabe, seguramente algo imposible.

12. suigeneris - 9 octubre, 2007

Pero puedes usar ese nombre tuyo tan vistoso, que hasta dio título a una novela.
Aquí, mareando al personal innecesariamente. Curioso.

13. gabriela - 12 octubre, 2007

Algo Imposible ? Dejo residuos?
No dejes de mirarnos.
Bijoux…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: