jump to navigation

Intensidades 21 octubre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
8 comments

A veces encuentro intensidades inciertas. Lo digo porque una nunca sabe con seguridad si lo que dicen los demás es comparable a la realidad de una o se puede medir con los ojos. Cada cual tiene su medida de las cosas, por eso nunca nos ponemos de acuerdo en casi nada, y menos en las cosas de sentir.

Por otro lado, hablando de intensidad, hace tiempo que decidí no buscar a la mujer de mi vida, el trabajo de mi vida, la casa de mi vida, la fiesta del siglo, el polvo del milenio… Todas esas cosas intensísimas y trascendentales que, no sé por qué, hay un tiempo en que nos empeñamos en buscar, porque creemos que la felicidad está ahí, en eso tan intensísimo.

luz amanecer ventana

Qué equivocación. Un día te despiertas, un domingo, por ejemplo, con todo el día por delante, sin agobios, tirada en la cama y sientes ese rayito de sol mañanero que entra por la persiana, y te da en la cara, con toda placidez. Es entonces cuando te das cuenta de que la felicidad está en un pequeño gesto sereno, en la hora que transcurre sin prisa , en el segundo que no araña y nos complace sin más en un roce leve.

En realidad lo verdaderamente intenso está en aquello que no sabemos apreciar. En un instante de luz que esquivó la oscuridad sin nosotros, en un gesto que se fue intacto, en una palabra extraviada que nadie percibió. Y vuelven y vuelven, como las mañanas de domingo, y no los vemos.

Y luego ya estamos dispuestos a vivir nuestras pequeñas dulces mentiras que nos salven del vacío y nos hagan medianamente intensa la existencia. Lastres que se llevan del inconsciente colectivo…

Anuncios