jump to navigation

Intensidades 21 octubre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
trackback

A veces encuentro intensidades inciertas. Lo digo porque una nunca sabe con seguridad si lo que dicen los demás es comparable a la realidad de una o se puede medir con los ojos. Cada cual tiene su medida de las cosas, por eso nunca nos ponemos de acuerdo en casi nada, y menos en las cosas de sentir.

Por otro lado, hablando de intensidad, hace tiempo que decidí no buscar a la mujer de mi vida, el trabajo de mi vida, la casa de mi vida, la fiesta del siglo, el polvo del milenio… Todas esas cosas intensísimas y trascendentales que, no sé por qué, hay un tiempo en que nos empeñamos en buscar, porque creemos que la felicidad está ahí, en eso tan intensísimo.

luz amanecer ventana

Qué equivocación. Un día te despiertas, un domingo, por ejemplo, con todo el día por delante, sin agobios, tirada en la cama y sientes ese rayito de sol mañanero que entra por la persiana, y te da en la cara, con toda placidez. Es entonces cuando te das cuenta de que la felicidad está en un pequeño gesto sereno, en la hora que transcurre sin prisa , en el segundo que no araña y nos complace sin más en un roce leve.

En realidad lo verdaderamente intenso está en aquello que no sabemos apreciar. En un instante de luz que esquivó la oscuridad sin nosotros, en un gesto que se fue intacto, en una palabra extraviada que nadie percibió. Y vuelven y vuelven, como las mañanas de domingo, y no los vemos.

Y luego ya estamos dispuestos a vivir nuestras pequeñas dulces mentiras que nos salven del vacío y nos hagan medianamente intensa la existencia. Lastres que se llevan del inconsciente colectivo…

Anuncios

Comentarios»

1. Intensidades « Mirando las musarañas… - 21 octubre, 2007

[…] Ya tienes la nueva entrega de Usar y tirar. Para leer completo ir aquí. […]

2. lapachos en primavera - 21 octubre, 2007

me encantó la foto, ya te lo dije, la luz parece colarse por la ventana del salón de tu casa…
sí, hay palabras chiquitas, al alcance de la mano, como el pan calentito recién salido del horno, que nos hablan de otras intensidades, no las inciertas, sino las palpables, las cotidianas, serenas cercanías…

3. Yo - 21 octubre, 2007

Se de eso que no sabemos apreciar, las dos últimas horas de la madrugada, la gotica fiel y constante en la ventana, los domingos sin prisa,la guitarra acustica que evoca recuerdos, el encanto de una tarde lluviosa donde siempre hace sol, el sonido de un piano ajeno, todas esas cosas pequeñas y tangibles que no sabemos disfrutar y que al igual que esas pequeñas mentiras hacen intensa nuestra vida. Es que… no son mutuamente excluyentes, es más fácil creer en esas pequeñas mentiras, aunque finalmente, no se creea en ellas.

4. suigeneris - 21 octubre, 2007

Precisamente la verdad es eso que no sabemos ver, porque nuestro sistema de medida distorsiona todo.

Las pequeñas mentiras no son algo equivocado, son la ropa necesaria para no morir de frío a veces. Las grandes son otra cosa muy distinta.

Pero cuando hablo de mentiras no hablo de esas cosas tangibles y medibles que todos podemos distinguir. Hablo de cosas muchísimo más sutiles.

A ver si escribo algo que tengo en mil notas sobre las mentiritas…
Otra cosa es que no sean excluyentes los grandes deseos y los pequeños tesoros cotidianos. La historia es que parece que no sabemos vivir sin cumplir grandes ensoñaciones que casi siempre son mentira o son de otro, o las aprendimos…

En el fondo el problema es de lenguaje, de palabras certeras. Y a veces una es bastante torpe o los demás miden con sus propios ojos. A todo esto: incierto no es sinónimo de mentira.

Y ya sabes, a veces no sé nada…

5. Go - 23 octubre, 2007

“La felicidad está en un pequeño gesto sereno, en la hora que transcurre sin prisa , en el segundo que no araña y nos complace sin más en un roce leve(…)un gesto que se fue intacto, en una palabra extraviada que nadie percibió(…)Y luego ya estamos dispuestos a vivir nuestras pequeñas dulces mentiras que nos salven del vacío y nos hagan medianamente intensa la existencia.”

Tu que escribiste esto, debes saber algo…y es mucho!
Muy sutil, muy bello. En fin, intenso. ( pero sencillo )

6. pal - 25 octubre, 2007

“…supe que lo sencillo no es lo necio, que no hay que confundir valor y precio, que un manjar puede ser cualquier bocado… etc” Serrat . Es que también depende nuestra escala de nuestra experiencia e inteligencia… cierto?
(no vaya a ser que meta la pata denuevo…jijiji)

7. suigeneris - 27 octubre, 2007

Boba, tú puedes decir lo que te de la real gana, porque lo vales, jaja

Es lo que pasa, que, por ejemplo, la gente confunde efímero con baladí, o incierto con falso. A ver esa experiencia e inteligencia, verdad?

A ver si seguimos moviendo la neurona, hermosa. Besote.

8. Sol(y)edad « Usar y tirar… - 4 noviembre, 2007

[…] pensaba en la foto de hace dos semanas: en el pequeño sol en las manos. Pensaba en esa pequeña gran bola de fuego tan contradictoria. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: