jump to navigation

¿Son inocuas las palabras? 16 diciembre, 2007

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
trackback

Hoy contaré algo verídico.

Una amiga me envía un mail de esos reenviados millones de veces. De esos que te dicen siempre: Si es muy gracioso o Te va a gustar o Es cierto todo lo que cuenta, ábrelo.

Yo siempre advierto que no me envíen estos mails, que no los abro jamás, que no me resultan graciosos ni informativos, y para más inri incluyen las mil millones de agendas de contactos de toda la gente que lo ha reenviado y no sabe lo que es una copia carbón oculta o CCO, que es la mayoría.

Luego la gente me llama borde, ¿por qué será?

El caso es que este mail que me envía se llama algo así como No bebas cava catalán. Una memez que lleva circulando por ahí desde el famoso tema del estatuto catalán y que vuelve a casa por Navidad. Una pena. Yo le contesto a mi amiga: Yo bebo cava catalán y si tiraras a la basura todo lo catalán que tienes en la nevera o en tu casa, se te quedaría medio vacía. Ella me vuelve a contestar: Bueno, a mí me da igual, yo sólo miro el precio de las cosas, me da igual que sea catalán o no.

O sea, que me envía una cosa ¿porque se supone que es gracioso? ¿Porque es un consejo de buena española? Y digo yo: ¿Por qué coño me envía eso? Sé que en el fondo me da a mí que está de acuerdo con el mensajito y que no le hacen gracia los catalanes, pero como yo le he contestado un poco borde…

Y me pongo a pensar. Resulta que salen los politiquillos (y los interesados) en su momento anticatalán diciendo semejantes bobadas en una campaña orquestada y muchísima gente les hace caso. Y cuando las autoridades lanzan campañas en las que aconsejan leer, o no conducir borracho o respetar los límites de velocidad o reciclar cosas… ¿cuánta gente hace caso?

La historia es que la gente envía y reenvía ese mail, como si tal cosa, mientras oigo a muchísimas personas despotricar contra los catalanes, así, en abstracto… Como si las cosas que se leen o se oyen no tuvieran ningún efecto en las cabezas.

Mientras, lo niños (y los no tan niños) inflándose a oir y ver (es raro leer) bobadas en la tele… y abriendo miles de millones de emails reenviados la mar de interesantes.

Pero no, será que no tienen ningún efecto, claro…

Y el cava, catalán, por supuesto.

cava

Anuncios

Comentarios»

1. ¿Son inocuas las palabras? « Mirando las musarañas… - 16 diciembre, 2007

[…] Nueva columna de Usar y Tirar, que puedes leer completa aquí. […]

2. J.T. - 17 diciembre, 2007

Lo peor es que a veces uno tiene la sensación de que repetir una y otra vez algo que no es cierto termina por ser cuando menos real y de ahí a que se convierta en “verdad” hay un paso. Sobre todo si esa semilla se lanza en la tierra fértil de los prejuicios y el desconocimiento. Y eso saben hacerlo perfectamente aquellos que un día sí y otro también se colocan delante de los mircrófonos que ellos mismos pagan. Hablar es gratis, tal vez por eso hablamos tanto de tantas cosas sin concedernos el intento siquiera de conocer un poco de lo que hablamos.

En cuanto a los correos… yo creo que mucha gente simplemente le da a “reenviar” sin molestarse en abrirlos. Es como el vendaval de sms que están por llegar a cuenta de los buenos deseos navideños. Todo se vuelve bastante despersonalizado. Ruido de máquinas.

Por cierto no conocía a la archivera compulsiva. Ahora ya sí. :)

3. suigeneris - 17 diciembre, 2007

Ruido de máquinas. Me gustó eso, muy conceptual, muy gráficoauditivo, ja.
Eso es lo que vivimos: ruido y más ruido. Todo es ruido: las imágenes, las palabras, las noticias, las historias, el correo…

Yo uso el correo electrónico para enviar mensajes personalizados. Y esto de los reenviados chorras es peor que la mala publicidad del buzón.

Lo que ocurre es que la gente tiene poco que decirse.

Eso por un lado. Y por otro… uf, qué fácil es manipular a la gente que está deseosa de evadirse de sus propias historias mirando la teletonta o devorando fastfood (comida, cine, ocio, entretenimiento) en el centro comercial.

Y ya se sabe que al final todo es cuestión de dinero y poder… para algunos, claro.

En fin, pilarín… la vida…

Ah, y ahora le estoy dando más vidilla a la archivera, porque cuidao que soy vaga que todo lo guardo en otros sitios menos en el desván de la archivera, con el cariño que le tengo a mi memoria…

4. dintel - 27 diciembre, 2007

La de veces que oímos un mensaje o lo damos nosotras mismas sin analizar realmente lo que se dice, y lo que no se dice, y sobretodo las implicaciones que conlleva. Para darse cuenta de esto, no tienes más que escuchar un rato la televisión.

5. suigeneris - 27 diciembre, 2007

Hace meses que no enciendo el televisor… ¿Por qué será?

Bienvenida, dintel.

6. Pal - 7 enero, 2008

estoy totalmente de acuerdo contigo… impresionante lo de acuerdo contigo que estoy… bien dicho.
Mi mamá decía: hay que pensar lo que se dice porque las palabras son como el agua, si las dejas caer ya no puedes recogerlas. Vale para lo escrito en este caso.

7. suigeneris - 7 enero, 2008

No sólo no puedes recogerlas.. es que se te meten en los huesos sin darte cuenta…

Me alegra estar tan de acuerdo, que lo sepas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: