jump to navigation

Bolsillos 13 enero, 2008

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
4 comments

Hay algo que detesto. Odio esos bolsillos de mentira de alguna ropa. Esas promesas de bolsillo con su botoncito o su cremallera, o su perfecta embocadura… para meter la mano o guardar tesoros… que luego resultan ser una mentira, una estafa, un fraude.

Se trata de que cuando los necesitas -porque cuando recurres a ellos es porque los necesitas de veras- y abres el botón, descorres la cremallera, enfilas la abertura y tratas de meter con todas tus ganas los dedos… zas… la decepción es palpable. Porque esperas su cobijo, su resguardo, su cometido… porque tienes frío, o porque no hay otro lugar donde albergar tus cosas imperdibles. Necesitas ese agujero recóndito, cercano, íntimo en ese preciso instante, no en otro.

Y a veces, también lo necesitas porque no sabes qué hacer con tus manos… y te resguardas de ti misma escondiendolas ahí… O te cansa su peso y las recoges ahí…

Crean grandes espectativas para luego hacerte sentir engañada. Por eso, antes de comprar esa ropa, cerciórate de que tras ese disfraz de bolsillo calentito hay realmente lo que debería haber. Porque si no hay tal, que sea claro. Que luego no se admiten desengaños. Y si los tienen, que al menos tengan algún otro verdadero, digo yo, para compensar.

bolsillo

A mí me gusta guardar notitas de papel arrugadas.

Eso me recuerda que también odio esos bolsillos inútiles de los que se caen los tesoros, de los que escupen -mientras caminas confiada- tus notas y tus poemitas y te los hacen perder… Y no hay recordatorio posible.

Ahora, recuerda: de ti depende que no se le hagan agujeros a los que realmente tienes.

Cuidado que no está llena de metáforas la vida…

Anuncios