jump to navigation

Regresar 27 abril, 2008

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
6 comments

Un@ vuelve a los sitios y no suele encontrar lo que fueron… y tampoco lo que fue. Por eso, en el fondo, regresar no es más que una especie de ilusión óptica.

Todos somos pasado, pero nuestro pasado está tan lleno de fantasía… La fantasía y la realidad tienen la misma textura en la memoria, la misma consistencia, el mismo peso…

Eso somos, una extraña mezcla de irrealidades y recuerdos difusos de algo que llamamos ayer.

Como alguna vez comenté aquí, dice una buena amiga: “En el fondo somos lo que ya éramos a los siete años“, y puede que tenga razón. Mis siete años querría borrarlos de la memoria, así de sencillo, pero… la memoria falla tantas veces, que tal vez recuerdo un dolor soñado…, o tal vez no… Porque a esa edad me caí del guindo y entré de bruces en eso que ya no es inocencia. Y comienzas a olvidar…

Es como si se llegara a un punto en que te dices: vale, no quiero más recuerdos, ya tengo suficientes, para sonreir y llorar lo que me queda de vida…

Pero no, siempre quedan más buenos y malos momentos. Y mientras, nosotros ahí, a esperar a ver qué nos trae la marea…

Sé que perdonariais cualquier ausencia mía: yo tan sólo seré un vago recuerdo en vuestra memoria cualquier día.

Y sé que siempre hay alguien ahí…

Por eso os traigo un regalo que suelo hacer de vez en cuando. Totó también regresó y él encontró algo que le habían robado en la infancia. Esa suerte tuvo. Si no habeis visto “Cinema Paradiso“, teneis delito, y… no veais este video porque es el final de la peli… que a mi me pone los pelos de punta cada vez que lo veo.

Esa es la explicación de que nos guste tanto el cine, porque son fantasías tan reales que parecen verdad… como nuestra memoria…

Musica: Ennio Morricone

Director: G. Tornatore

Anuncios

Hilos transparentes 20 abril, 2008

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
comments closed

Hace poco leía un ideario ideal, valga la redundancia, de esos que te hacen detenerte y mirarte hacia dentro.
En él se mencionaba una palabra: inclusivamente.

Inclusión.

(Del lat. inclusĭo, -ōnis).

1. f. Acción y efecto de incluir.

2. f. p. us. Conexión o amistad de alguien con otra persona.

Y me dio por pensar en la amistad, esa extraña convergencia de dos seres solos en un plano circunstancial de la vida que nos hace creer que podemos contar con alguien… y a veces es cierto.

Incluímos a gentes en nuestra vida. Inclusión. Incluímos sus miradas en nuestra mirada. Inclusión. Incluímos sus ideas en nuestras ideas. Inclusión. Incluímos su tiempo en nuestro reloj. Inclusión.

O simplemente compartimos unas horas de viaje sobre la misma ola -pero sin sexo, en teoría-, hasta que quizá otras corrientes nos… ¿cual es el contrario de inclusión?… Ah, sí… excluir… nos llevan a excluirnos. Luego sólo somos memoria, que es el presente.

Qué grande es el mundo de lo que excluímos, y qué vago es a veces el mundo de lo que incluímos.

Es curioso, porque cuando hablamos de algo excepcional que nos hace diferenciarnos y cuando calificamos a algo extraordinario, decimos que es exclusivo. Entonces un amigo sería como tener una inclusión en exclusiva, porque no es algo para todos, sólo para algunos. Ya se sabe que una idea, y su expresión hecha palabra, no existe sin su contraria.

Conexión, decía el diccionario. Qué incierta forma de expresar la esperanza de ahuyentar o compartir la soledad. Porque un verdadero amigo puede estar en silencio contigo incluso muchos años…

El aire está lleno de hilos transparentes…

El oficio más antiguo del mundo 13 abril, 2008

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
8 comments

(Del lat.prostitutĭo, -ōnis).

1. f. Acción y efecto de prostituir.

2. f. Actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero.

* Trabajar en algo desagradable a cambio de dinero.

* Acostarse con alguien a quien no amas a cambio de un estatus.

* Dejar que te humille alguien con poder que te da de comer quedándose con parte del beneficio de tu desagradable trabajo.

* Permitir que te toque cualquiera que pague el precio que te pones a ti mism@ o a tu cuerpo.

* Hacer creer a alguien que posee algo muy tuyo a cambio de cosas con valor económico.

Además de follar para vivir, claro.

Pues eso, al final, tod@s medio put@s o medio proxenetas.

Sentido y sensibilidad 6 abril, 2008

Posted by Suigeneris in Usar y tirar.
17 comments

Te sorprendería saber que las razones de la mayor parte de las cosas que importan suelen ser muy muy simples…

El otro día una amiga me decía que llega un punto en la vida en que hay que tener un hijo, porque si no un@ se vuelve loc@. Me quedé pensando y recordé aquella idea de mi madre, que me aseguraba que la única verdad de la vida era el amor a un hijo, o sea, más o menos lo mismo.

Me quedé un poco in albis, porque no estoy muy segura de que un día yo tenga algún hijo. No sé qué hacer con mi propia existencia como para tener tentaciones de engendrar otra… y entonces voila!! Ese es el sentido de la vida, el único sentido de la vida….

Claro, todo cuadra! Lo que yo digo: todo lo demás es mentira, artificio y ficción…

La vida siempre se sale con la suya, a nuestra costa.

Y yo me volveré loca porque a mi vida le falta cualquier sentido y le sobra toda la sensibilidad.